Fueron construidas en los siglos XIV y XV, cuando Aranda se convirtió en uno de los principales productores de vino del norte de España. Son las bodegas subterráneas, un tesoro declarado Bien de Interés Cultural que se expande por 7 km del subsuelo del casco histórico en forma de tela de araña. ¡Impresiona!