Fue una de las ciudades más importantes del norte de la Hispania romana, y aunque hasta el momento se ha excavado menos 10 por ciento del yacimiento, constituye una visita obligada. Situada entre las localidades de Coruña del Conde y Peñalba de Castro, las excavaciones realizadas permiten vislumbrar un teatro del siglo I (el mayor de toda la Hispania romana), un foro, termas de los siglos I y II, tres casas privadas, el conocido edificio Flavio y materiales de la época. La visita no decepciona.